sábado, 18 de abril de 2009

Vaya por dios, ahora soy racista

Eso dicen algunas malas lenguas... y es que la gilipollez, como cualquier otra característica humana, no sabe de fronteras, razas ni colores, y claro, cuando uno pone el dedo en la llaga es cuando aflora en su máxima expresión.

He aquí un ejemplo sacado de la vida misma:

Estaba yo tomando un algo con unos coleguillas, y algunos conocidos de los de yo pasaba por ahí, como la interfecta de esta historia, cuando salió el tema mujeres... ¡Oh que sorpresa!

A un punto de la conversación uno de los presentes dice: "A mí me gustan las dominicanas y las cubanas con el culo y las tetas bien grandes", despues de oir esto a me viene algo parecido a la siguiente imagen, que aunque no pertenezca a las nacionalidades anteriormente descritas describe bien el concepto.


Mi respuesta, cándida e inocente fue: "Que quieres que te diga, a mi el estándar latinoamericano de belleza (Nota del autor: Tetas y culo gordos) como que no me pone... ". La respuesta furibunda de nuestra amiga de allende los mares fue: "Tú eres un racista".

¿Lo cualo? ¿Racista yo? Esta tia tiene una sobredosis de coca cola, es una envidiosa o una gilipollas integral... o ambas tres cosas o..., y la luz se hizo, esta tia me acaba de dar la respuesta estándar del manual de autodefensa del inmigrante. ¿Qué le llamas la atención a un hortera por que lleve en el metro la música del movil a toda hostia? Eres un racista. ¿Que dices que el regeatón es a la música como una barraca a un hotel de cinco estrellas? Eres un racista. ¿Qué llamas la atención de un hoygan que acaba de violar a Cervantes? Eres un racista, ¿qué dices que una mujer de 120 kilos con top y pantalón bajo y un michelín que podía abastecer a toda la formula 1 durante un año es un destrozo de vista? Pues chico, eres un racista.

Ante esa iluminación intenté argüir con la suscrita, que era una cuestión de estética que a mi me gustan de esta manera y de esta otra, que no tengo nada a priori contra ninguna persona por cuestion de raza, que tios de puta madre e imbeciles los hay en todos lados, que soy internacionalista... En fin, sin sacar la artillería pesada intente disuadirla de su error. La respuesta a todo lo dicho fue. "Sí, sí... pero tu anterior comentario te ha delatado".

En fin, como bien dice la canción, si naciste pá martillo, del cielo te caen los clavos, y bendito sea el karma, entra al garito un colega que al verme me saluda y me dice sin dilación, ¿has recibido correo de tu churri?, la otra, cotilla como pocas, salta: ¿anda tienes churri?

- Pues sí, contesto yo, nos escribimos todos los días

- ¿Y eso?

- La distancia que nos impide vernos.

- ¿Y donde vive?

- Shenyang

- ¿Shenyang?

- Sí, Shenyang, en China, a unos 180 kilómetros de la frontera con Corea, es que ella es de allí.

En resumen:

Copazo al colega por oportuno: 4 leuros

Billete de avión a China ida y vuelta: 700 leuros

El careto de la tipa después de esta conversación: No tiene precio.

PS.- Para que cojáis en todo en su esplendor el símil de la formula 1 he aquí un ejemplo de lo que me refiero: