lunes, 11 de mayo de 2009

El sueño de todo nerd

Desde pequeño siempre tuve un sueño.

Y es que cuando uno desde joven siempre ha sido un apestado social, cuando en tu adolescencia eras un marginado en el cual la inteligencia y tu belleza cumplían la ecuación de Murphy en la cual una era la inversa de la otra, o sea era feo y listo. Cuando los frikis, geeks y nerds eran palabras que tenías que buscar en inmensos diccionarios de inglés pero en el fondo del corazón sabías que casabas en la definición. Cuando tu timidez se confundía con gilipollez y cuando los malotes se llevaban siempre a la maciza mientras te apaleaban para demostrar los duros que eran, soñaba con que el mundo cambiaba de valores.

Soñaba que la inteligencia prevalecía, que los geeks se hacían con el control, eran los admirados, las mujeres se desmayaban a su paso, los Duques de ahora, y los Miguelitos Bosé de entonces, eran los que se morían de envidia, y tú, como quien no quiere la cosa, te convertías en el puto amo, el rey del cotarro, la alegría de la fiesta...

Vamos, una cosa como esto:



Ese era mi sueño... HASTA QUE LOS CABRONES DE INTEL LO CONVIRTIERON EN UN ANUNCIO.

No veas si jode.