sábado, 23 de mayo de 2009

A mi que me lo expliquen

Antes de echarme a los perros, masticar mi yugular como si fuera un chicle y denunciarme a las autoridades competentes, por favor, LEEROS EL POST COMPLETO... luego ya sabéis, barra libre en los comentarios.

Dramatización 1.-

¿Por qué se habían complicado tanto las cosas? Todo iba perfecto hasta el momento en que esos niñatos me vieron abrir este magnífico Cadillac del 72. "A mi padre, se lo voy a decir a mi padre", maldito chivato, y luego la niñita gritando por que los sesos de su hermano quedaron esparcidos por toda la pared... Suerte que tuvo que a mi me gustan más mayorcitas, así que no pude hacer otra cosa que apuntar a su linda cabecita rubia y ¡bang!, afortunadamente el silenciador estaba puesto. Me paro un par de segundos a pensar en lo que ha pasado y me importa un carajo, después de todo lo que llevo a la espalda dos cuerpecillos tirados en un callejón no van a suponer ninguna diferencia.

Luego ese maldito policía... parándome justo cuando iba a ver a Joe, Joe y su encargo, que cabrón. ¿Qué coño hacía el madero allí? ¿Por qué tuvo que llamar a la comisaría? Menos mal que me acordé de mi pistola, el primer tiro en los huevos, que se joda... el segundo en toda la boca. Se lo merece... malditos cerdos.

Y luego la vieja, allí en mitad de la calle mirándome con su puta boca abierta como si quisiera recordar todas y cada una de las arrugas de mi cara, pues mira, a tomar por culo, el sonido de su cuerpo debajo de mi flamante Cadillac fue música para mis oídos.

Estoy hasta los cojones y necesito un buen chute de adrenalina, creo que voy a echarle un polvo a Marilyn, pasar de Joe y destrozar esta puta ciudad, esos imbéciles de ahí fuera se merecen lo que le pase.

Dramatización 2.-

No lo puedo aguantar más, odio la primavera, todas esas zorras ligeras de ropa, marcando esas tetas, esos culos... Salgo de mi casa y en el portal está la vecinilla, 14 años de lujuria, maldita... cuantas veces habré soñado con ella... su cuerpo... y esta maldita sociedad que me impide tocarla. Si no fuera por que sabes donde vivo y por que sería una de los principales sospechosos ya te habría dado hace años lo que te mereces.

Cojo el metro, un par de estaciones y el dios Eros me sonríe. Ahí están, la mujer del que me metió en la carcel y su hija. Gloriosa sea la tecnología que me permite llamar a mi colega para que me espere a la entrada de la estación de Alburqueque.

Me acerco a ellas, afortunadamente tengo la navaja en el bolsillo... joder, si que están buenas las dos, cojo a la madre, la pincho ligeramente y la digo que si no quiere que su hija sufra haga todo lo que la diga. Dos estaciones más antes de salir, veo el miedo en los ojos y me empalmo previendo lo que sucederá... las dos sabrán lo que es realmente un verdadero macho.

Quizás llame a unos cuantos colegas más para que se unan a la fiesta, estoy a punto de correrme imaginándome a la niña follada a la vez por todos sus agujeros... no estaría nada mal grabarlo y sacarme un dinerillo que me vendría de puta madre.

Creo que para ellas va ser un fin de semana largo, muy largo...

Espero que no se os haya revuelto mucho el estómago, por que lo que habéis leído son sólo un par de dramatizaciones de dos juegos que hay en el mercado, el primero supongo que la mayoría lo habéis reconocido. GTA IV, el juego en el estás en el papel de un delincuente que tiene que desparramar por Liberty city para ganarte sus puntillos.

"Ven aquí que te vas a comer lo que tengo en la mano"

El segundo, menos conocido en los ambientes más "normales" de la humanidad, quizás por que sólo se pone a la venta en Japón o por que la temática tampoco es que acompañe mucho, se llama Rapelay y consiste en ir violando todo lo que lleve falda.

"¿Que te coma el qué?"

En ambos juegos uno juega el papel de alguien que comete actos ilícitos, hace daño a la gente, asesina, roba, viola, destroza, mata... y todo para pasar el tiempo delante de una pantalla.

Antes de hacer la pregunta del millón de dólares quisiera poneros en antecedentes, cuando salió el primer GTA, y luego en las sucesivas reencarnaciones del mismo, hubo una oleada de personas poniendo el grito en el cielo, que si iba a crear delincuentes, que se debería censurar, que habría que encarcelar a los diseñadores... En fin, todas esas cosas que las mentes bienpensantes creen que deben pensar.

En el otro lado estaban las personas que decían que era sólo un juego que nada tenía que ver la realidad, que no creaba nada que no estuviera antes y que había más violencia en un telediario que en una partida del juego.

Hasta ahí bien, reacciones normales que se podrían prever, el GTA sigue estando en venta y aquí paz y después gloria.

Ahora bien, y esta es la pregunta, ¿por qué los tipos que defendían el GTA, se les llenaba la boca de libertad de expresión y que llamaban mojigatos, por decir lo más suave, a los otros; son los mismos que dicen que hay que evitar que el Rapelay se venda, que los japoneses son unos pervertidos enfermos (venga todos en el mismo saco) y que habría que detener a los programadores por apología de la violación y a los jugadores por enfermos?

Sé que algo tiene que ver con algo llamado doble moral, pero por favor, explicádmelo despacito y con buena letra por que ya uno no sabe a que atenerse.