martes, 1 de diciembre de 2009

Mi granito de arena

Hoy es el día mundial del SIDA, que suena como si se homenajeara al virus ese de los cojones, cosas de las historias institucionales, y todo el mundo sale a mostrar su solidaridad con los enfermos, todo muy bonita, y entonces, como todos los días de algo, chapamos y hasta el año que viene.

Pues no, yo ya estoy hasta el pene de que la carcunda en la chulería que le caracteriza, se dedique a condenar a muerte a millones de personas, sólo por que un tio gagá vestido de blanco y con cierto parecido con un personaje de ciencia ficción haya decidido que enfundar el aparato reproductor masculino con capa de material plástico es una ofensa de grueso calibre a su diox.

He aquí los argumentos que esgrimen los "carcundos" vía sus voceros de Intereconomía, con el consabido disclaimer de que yo no he sido y esto puede provocar paradas cardiorrespiratorias.



Si acaso duda de la gilipollez de estas afirmaciones observen este vídeo, realizado y protagonizado por el sr. alto y mono, en el que su iglesia se opone al uso de..., de... bueno, mejor véanlo.