domingo, 16 de mayo de 2010

Aquí estoy de nuevo

Buenas, parece que resucitando de entre los muertos como el zombi preferido de la humanidad, vuelvo por mis fueros para daros el coñazo en este vuestro chamizo.

Razones ha habido para tenerlo en barbecho, mi tweetadicción una de ellas, ha sido allí, en Twitter, donde la mayoría de las chorradas han sido posteadas  así que, la redundancia, y por que no decirlo, la vagancia, me ha hecho abandonar, en parte, este tan querido antro de perdición.

No voy a hablar de la situación personal, del acoso y derribo que he sufrido en el trabajo y que tan pocas ganas me han dejado de hacer cosas, os prometería que hablaré de ello si no fuera por que cada vez que les prometo escribir sobre algo siempre me lo paso por el forro de mis caprichos.

En fin, dejemos las chorradas, las tetas y los tios hiperhormonados para lo que los gurulollas autofeladores denominan el microblogging y dejemos este blog para lo que lo abrí: Para dar hostias como panes.

Así sea.