jueves, 30 de septiembre de 2010

Día de la blasfemia

Aquí está mi granito de arena para conmemorar un día que no debería de haber existido nunca, el día de la blasfemia.

Pero antes de empezar con lo gordo una frase para la reflexión: No sólo es blasfemia el defecarse en lo más sagrado sino simplemente expresar en voz alta dudas y objeciones a cualquier punto en el cual se sustentan cualquiera de las religiones que por ahí pululan. 

Dicho esto, obviemos lo fácil y blasfememos con arte y estilo, con el arte y estilo que caracteriza este bloj, ninguno.

Monjas
Ellas también tienen tetas

Pero, ¿qué sería este chamizo sin sus segundillos musicales? Pues he aquí Tim Minchin y lo que piensa sobre el papa:



Y ganada ya mi parcelita en el infierno, me retiro a mis aposentos