domingo, 24 de octubre de 2010

Después del 29 S toca currar

Pues sí, tras estar tiempo pensándomelo he decidido dar el paso y afiliarme al glorioso Partido Comunista de España. Tras la huelga general del 29S y después de las tonterías que he tenido que escuchar de todos lados he decidido que es hora de hacer algo al respecto y no quedarme sentado en el sillón con una cerveza en la mano criticando lo malo que está todo con una cerveza en una mano y los resultados del fútbol en la otra tal y como se lleva en este nuestro patrio suelo.

No es que esté de acuerdo con el ideario del partido, es que simplemente es el mejor escenario estratégico para dar a conocer lo que pienso. En definitiva, no entro con un cheque en blanco para decir sí a todo y levantar la mano en los congresos, ni para comer pollas a tal o cual facción por que me cae muy bien su dirigente o por que históricamente ha representando esto o lo otro. Voy a demandar hechos, hechos que últimamente han sido pobres, muy pobres y voy a hacer que otros exijan esos hechos y así hasta que cambien su política.

¿Y que voy a incluir para que la cambien?

1.- La vuelta a los orígenes. Es obvio que desde la caída del muro del Berlín hay una confusión bastante acrecentada en la izquierda. No sólo desde el "comunismo", que incluso soltaron como patata ardiente esa idea aberrante llamada eurocomunismo, sino desde la socialdemocracia; y si no que los dioses socialdemócratas nórdicos, adorados en su mayor apogeo en los 60 vengan y vean en lo que se han convertido sus homólogos europeos de este siglo. 

Socialdemócratas venidos a menos
Cómo lo que se derrumbó en la extinta URSS no fue otra cosa que ese engendro creado por el tito Joseph que se ha venido a llamar estalinismo es de recibo, rebobinar y empezar de nuevo así que señores, desempolven sus ejemplares de El Capital de para saber como funciona el sistema en el que vivimos, las obras completas del tito Vladimiro (no se me acojonen que no es tanto) para saber a donde y como ir, y El Arte de la Guerra de Sun Tzu para esa cosa llamada táctica y a correr. Nada más fácil para encontrar el norte ¿verdad?

2.- Ecologismo, pacifismo, vegetarianismo, feminismo, derechos humanos, nacionalismos, todas esas inquietudes ideológicas que tanto nos preocupan tienen que ser vistas desde un punto de vista de clase, y todas ellas se pueden solucionar desde ese punto de vista de una manera mucho más fácil simplemente por que es una cuestión matemática, somos más.

Y esto es lo que hay.





Saltarán chispas, por que saltarán, y probablemente me vea ante un pelotón de disciplina por que a alguien al que le mola su poltrona la vea temblar, no será la primera vez, no será la última pero una cosa está clara; mi discurso no irá al burócrata del partido apoltronado, irá hacía fuera, hacía esa gente que en el 29S echaba pestes de sindicatos y políticos con toda la razón del mundo. A ellos, hay otra manera pero va a haber que currar mucho, pero mucho, mucho. Yo estoy dispuesto ¿y tú?