domingo, 3 de enero de 2010

Procion dixit

El que un cura me de lecciones sobre como llevar mi vida sexual es como si un vegetariano me dijera como preparar un solomillo a las finas hierbas.

Y yo no sería yo si no aplicara la Regla 34 allá donde pudiera he aquí la versión 34era:

Ni los curas ni los vegetarianos tienen autoridad moral alguna para decirme como comerme un conejo.

He dicho.