domingo, 7 de marzo de 2010

Perdone, 8 de marzo, ¿día de quién?

8 de marzo, día de la mujer, ¡Y UNA MIERDA! El 8 de marzo, pese a quien le pese, es el día de la mujer trabajadora y es que señoras y señores, no es lo mismo esta señora de nombre Carmen Lomana y profesión sus pijadas


que esta otra, de nombre desconocido y profesión costurera



Por no hablar de las mujeres trepa, de las consejeras delegadas, de las políticas corruptas (véase como ejemplo nuestra querida ex-jefona de las baleares María Antonia Munar), de las hippipijas, de las perriflauta y de otros cienes de ejemplos que se os pueden venir a la cabeza.

No, el descafeinamiento de la fecha, proveniente de esa "izquierda" buenrrollista y políticamente correcta, es usada, como otras fechas similares, por la derecha, y no hablo aquí de la derecha política, si no de la social parte de la cual en este país vota a presuntos partidos de izquierda mal que nos pese ambas cosas, para tranquilizar sus conciencias y cambiar todo para que todo siga igual.

Históricamente la lucha de los derechos de la mujer ha estado vinculada con la lucha de clases, empezando por la Revolución Francesa, en la que mujeres marcharon a Versalles a pedir el sufragio femenino.

Pero eso no es todo, el día se instauró cuando en 1910 la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, reunida en Copenhague, proclamó el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, a propuesta de la dirigente comunista alemana Clara Zetkin como una jornada de lucha por los derechos de las mujeres. La propuesta fue aprobada unánimemente por la conferencia de más de 100 mujeres procedentes de 17 países, entre ellas las tres primeras mujeres elegidas para el parlamento finés.

La conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar elencierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

El 25 de marzo, de 1911, más de 140 jóvenes trabajadoras, la mayoría inmigrantes, murieron en el trágico incendio de la fábrica Triangle en la ciudad de Nueva York. Este suceso tuvo grandes repercusiones en la legislación laboral de los Estados Unidos, y en las celebraciones posteriores del Día Internacional de la Mujer se hizo referencia a las condiciones laborales que condujeron al desastre.


¿Murieron sólo por ser mujeres o murieron por ser huelguistas en lucha por sus derechos?

Basta ya de tonterías acerca de igualdajes lingüísticos y demás zarandajas, lo vuestro, lo nuestro, no es una lucha de genero contra genero, igual que no es una lucha de nación contra nación; ni de religión contra religión, es una lucha de clases. Como queda demostrado en los párrafos arriba escritos

Yo siempre estaré al lado de mis compañeros de clase independientemente de su sexo pero ¡ay! de aquellos, úsese está última palabra en su sentido plural inclusivo, que oyendo los cantos de sirena del buenrrollismo y la "paz y armonía" de los que ostentan el poder y sus adláteres olvidan de que lado de  la barricada están por que señoras y señores míos, dense una vuelta por la realidad por que aunque nos hayan querido vender lo contrario, la lucha de clases todavía existe.

Y a todas vosotras felicidades por los logros conseguidos, aquí me tenéis para lo que fuera menester a la hora de conseguir los que quedan.